lunes, 28 de septiembre de 2009

Acción, lección...


Pero, ¿qué sucede? ¿Quién nos está siguiendo, quién va 10 pasos por delante para ir dejando el camino lleno de obstáculos? Como si alguien hubiera cosido a conciencia un muñeco budú, y nos hubieran hecho la vida imposible. Y es que oiga, ya está bien!

Un viaje a Barcelona, un monólogo de Dani Mateo, una visita al Casino para ver a los de "Summercat". A todo eso, por si fuera poco, hay que sumarle pequeñas minucias, pequeños detalles, que pendiendo de un hilo siempre caen para el lado negativo. ¿Tanta fuerza positiva estamos creando a nuestro alrededor que no dejamos para el resto de cosas? ¿Puede que falten croissants? Faltarán! Que una gota puede caer al suelo y no mancharte... te manchará!!!

Y es que la ley de Murphy nos viene al pelo. "Si algo puede salir mal, saldrá mal!"

Pero bueno! Me veo aquí, carraspeando de todo un poco. En fin, no es para tanto, las circunstancias te vienen así y no queda otra que aceptarlas como son y como gente civilizada. No llegamos a ningún sitio partiéndole el taburete a la recepcionista tras la mala
noticia, y que cargue con el peso de esa y todas las anteriores decepciones. No, no era justo. Y es que todo no ha sido malo, obviamente. Es verdad que cuando hablamos de lo negativo, se tiende a enfatizar y olvidar la parte positiva de las cosas, que alguna habrá, seguro.

Además, el curso ya ha empezado, las ganas son tremendas por aprender cada día algo nuevo. Al menos el tiempo pasa rápido..., que tampoco es cuestión de envejecer a la carrera (nunca mejor dicho) pero oye, que si el fin de semana parece que llega antes, pues tampoco está tan mal. Y a lo largo del día, pasan un montón de cosas, algunas de carga negativa, (como decía, las más recordadas) otras de carga neutra (que ni fú ni fá) y las últimas, las positi
vas, que solo te paras a pensarlas y a recordarlas, y a sonreir pensando en ellas, tras haberlas vivido, y unos minutos antes de cerrar los ojos y dejar la imaginación en estado puro, a soñar, a divagar, a volar...

Finalmente, qué más da, si no ha podido ser hoy, será mañana, y sino al
otro. Que para eso reservamos unos kilitos de paciencia, para las grandes ocasiones. Lo bueno es que de momentos negativos también se aprende, siempre hay una lección detrás de una acción -aunque normalmente venga la réaction-. De otro modo, también hay una élection. Puedes elegir entre quedarte apesadumbrado por las circunstancias, es decir, que puedan contigo, o bien, rehacerte y combatirlas con positivismo! Es cuestión de elegir entre hacerte la víctima de todo o afrontar la realidad, así de simple...


Un fuerte Abrazo!

y es que no sé de que me quejo,
al fin y al cabo, lo malo no es tan malo;
eso es, según desde donde lo mires...

2 comentarios:

Sarai dijo...

Tienes razón, todo no puede ser tan malo como lo vimos la catastrófica tarde de domingo, pero la verdad es que fue la gota que colmó el vaso...la entrada me ha dejado con un buen sabor de boca!

=)

Edurne dijo...

Bueno, dejémoslo que pase, y que la lluvia que cae ahora mismo se lleve consigo la mala suerte y las malas rachas, y si no pues al mal tiempo buena cara.
Que es lo que me toca poner hoy a mí delante de la ventana, con mi mantita, mi chocolate y envuelta en un amasijo de libros y de pelis. Y creéme no me es nada complicado sentarse y acurrucarse con la parte buena de las cosas.

Un besito Carlos!